Aprendiendo a darle a Dios lo Mejor 2ª parte

APRENDIENDO A DARLE A DIOS LO MEJOR (2parte)

Josué 24:14,15 - 14 Ahora, pues, temed a Jehová, y servidle con integridad y en verdad; y quitad de entre vosotros los dioses a los cuales sirvieron vuestros padres al otro lado del río, y en Egipto; y servid a Jehová. 15 Y si mal os parece servir a Jehová, escogeos hoy a quién sirváis; si a los dioses a quienes sirvieron vuestros padres, cuando estuvieron al otro lado del río, o a los dioses de los amorreos en cuya tierra habitáis; pero yo y mi casa serviremos a Jehová.

-         Alguien que ha aprendido a darle lo mejor al Señor es alguien que valora a su Señor y para esa persona el Señor no es cualquiera.

 

1.     Escúcheme el Señor no es menos que lo tuyo para que hagas más importante lo tuyo que al Señor.

Mateo 6:24 - 24 Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.

 

2.     Mire, muchas veces el Señor nos prueba para ver si EL es muy importante para nosotros escúcheme no importante sino muy importante. El Señor para ti debe ser muy importante.

Mateo 16:13,19 -  13 Viniendo Jesús a la región de Cesarea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? 14 Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas. 15 El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? 16 Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. 17 Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. 18 Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella. 19 Y a ti te daré las llaves del reino de los cielos; y todo lo que atares en la tierra será atado en los cielos; y todo lo que desatares en la tierra será desatado en los cielos.

 

-         Es triste decirlo pero hay personas que solo es importante el Señor cuando tienen problemas pero cuando todo está bien nunca tienen tiempo para EL y cualquier cosa que tienen que hacer para El Señor les causa molestia. El Señor les hiso dos preguntas a sus discípulos

 

·        ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre?

·        Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?

 

-         Sabes una cosa el Señor espera de nosotros que no seamos como son los del mundo que desconocen quien es él y por esa razón no le dan el valor que EL se merece. Yo te pregunto ¿Quién es el Señor para ti?  Porque si sabes quién es EL lo vas a valorar y le darás lo mejor de ti.

-         Cuando Jesús le hace la segunda pregunta a sus discípulos y les dice:                 ¿Y vosotros, ¿quién decís que soy yo?. Aquí sucede algo curioso ellos no sabían que decir no tenían la respuesta. Pero uno de ellos llamado Pedro respondiendo dijo: 16 Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. A la respuesta de Pedro el Señor Jesús le responde de una manera maravillosa            17 Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos.

 

-         Pedro supo quien era Jesús es por eso que cuando sabemos quién es el Señor para nosotros, entonces lo mejor de nuestras vidas será siempre para EL.

 

3.     Ahora si no valoramos al Señor dándole lo mejor de nosotros es como si lo estuviésemos negando como nuestro Señor. Y esto es peligroso para nuestra salvación.

2 Timoteo 2:11-12 - 11 Palabra fiel es esta: Si somos muertos con él, también viviremos con él; 12 Si sufrimos, también reinaremos con él; Si le negáremos, él también nos negará.

 

-         Quiero que reflexionemos en estas preguntas.

·        Cuán importante es el Señor para mi

·        Cuanto estoy dispuesto a entregar por el Señor

·        A quien amo mas

·        Qué cosas son más importantes las del Señor o las mías

·        Con quien comparto mas mi tiempo

 

Conclusión: si en algún momento hacer algo para Dios se te vuelve una carga o un problema siento decirte que el Señor dejo de ser muy importante para ti. No olvidemos que de Él recibimos todo es por esta razón que el Señor debe ser lo más importante en nuestras vidas.

 
Publicidad
 
 
Hoy habia 9 visitantes (28 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=